Descubriendo Menorca en un viaje de carretera

0
276

Hay muchas maneras de disfrutar de un viaje. La más cómoda, ideadas para personas con poca resistencia física o que padecen ansiedad cuando salen de su zona de confort, es la de contratar paquetes de viajes y de excursiones. A cambio de cierta suma de dinero, se puede disfrutar de un paisaje precioso, pongamos por ejemplo el paisaje de Menorca. En esos paquetes, además, se incluye todo: transporte, comida, itinerario y guía turístico. En esencial, todo lo necesario para poder disfrutar de un sitio nuevo sin tener que preocuparnos por minucias que nos pongan nerviosos, o por el mero hecho de perdernos.

Sin embargo, los más aventureros, aquellos que tienen la perpetua necesidad de explorar y de exprimir al máximo sus días de vacaciones, siempre pueden optar por lanzarse a la aventura. Eso implica prescindir de guías turísticos e improvisar el desayuno, el almuerzo y la cena cada día. Por otro lado, esta modalidad de viaje también significa andar, andar mucho y hasta que nos ardan las plantas de los pies. Sortear senderos, montes y bosques si nuestro viaje es rural, o atravesar calles, callejuelas y avenidas que nunca hemos visto sin un ápice de temor. Solo con la excitación de estar viendo cosas nuevas. De nuevo, Menorca es una bonita opción, pues ofrece laberintos naturales y urbanos por doquier.

Existe una tercera modalidad que, en cierto modo, es una mezcla de las otras dos, y que a muchos viajeros intrépidos seguramente los lleve a tomar la decisión de alquilar un coche en Menorca. Me estoy refiriendo a la que vemos cuando disfrutamos de una obra de ficción, libro o película, del género road movie. Esto es, literalmente, ‘viaje de carretera’. Un viaje de carretera implica comodidad, como en la primera opción, pues tenemos un transporte que nos lleva a todas partes. Sin embargo, también es un viaje improvisado, pues somos nosotros quienes decidimos adónde ir y por qué carreteras desconocidas llevar nuestro vehículo.

Naturalmente, para disfrutar de esta modalidad de viaje, y ver cosas maravillosas tanto si decidimos atravesar Menorca como bordearla, tenemos que saber conducir. Eso o ir con personas que sepan. Aunque si tenemos carnet de conducir, hacer un viaje de carretera en solitario es otra alternativa. Nos sentimos libres, independientes y empoderados. Nos sentimos como Marco Polo cuando arribó a las costas de China, solo que con tecnología un poco mejor que la de aquella época.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here