Es posible morir de miedo?

Te estás Muriendo por tus propias creencias

0
389

¿Nuestras ideas falsas, nuestros prejuicios, nuestras creencias, pueden costarnos la vida?

Había una vez un sacerdote que recién consagrado se fue a vivir a la India. Estaba muy entusiasmado con su tarea evangélica, solo que tenía un profundo temor: ser picado por una de las muchas serpientes venenosas que hay en la India.

Pasaron muchos años hasta que un día caminando por el campo sintió un dolor agudo en el tobillo. Lo había picado una serpiente. Rápido de reflejos le pegó un bastonazo y consiguió matarla, un hecho importante porque le permitía saber qué tipo de veneno era y conseguir el mejor suero antiofídico.

Un compañero de trabajo lo llevó en auto al centro de salud más cercano. Pero era un viaje largo, de una hora. Durante el trayecto el sacerdote cada vez se va sintiendo peor, tiene dificultades para respirar. Para cuando están por entrar al hospital ya está desmayado.

En la sala de guardia, pese a los esfuerzos de los médicos el sacerdote muere.  Los médicos revisan a la víbora para ver qué tipo de serpiente era. Descubren sorprendentemente que no era venenosa.

El sacerdote no murió por ningún veneno, sino por sus propios miedos.

¿Qué hubiera pasado si alguien en el auto le hubiera dicho, “te estás muriendo por tus propias creencias”? Lo que te picó no es una víbora venenosa, es una culebra.

No tenés ningún veneno en tu sangre.

Solo tenés tus ideas. Tu falta de aire, tu taquicardia es por tus prejuicios. Te pico un animal sin veneno.

Eso es lo que nos pasa a todos.

Estamos convencidos de nuestras ideas y terminamos muriendo por ideas que son falsas. Queremos evitar el destino que creamos nosotros mismos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here