Lo que no sabes de la próxima pelea del siglo

0
414

El combate entre Floyd Mayweather y Conor McGregor del pasado verano acabó siendo un show mediático de primer nivel, aunque en lo deportivo fue un auténtico engaño.

Ambos se encargaron de calentar la pelea como si estuvieran picándose en el patio del cole, pero en el ring acabó pasando lo que todo el mundo esperaba: “Money” jugó con el irlandés como si fuera un muñeco, lógico si tenemos en cuenta que es el boxeador con el mejor récord de la historia y delante tenía el gran dominador de las MMA, pero en el cuadrilátero estaba vendido.

A pesar de que no haya ningún anuncio oficial, la revancha parece que va ser en su terreno, dentro del octógono, aunque con la misma sensación de espectáculo televisivo más que otra cosa.

Tal y como ha filtrado el editor de The Sports Journal, Omar Al Raisi, el combate será un híbrido entre el boxeo y las artes marciales mixtas, ya que Mayweather ha exigido una serie de reglas especiales. No aceptará que hayan patadas, codazos, rodillazos ni lucha en el suelo. Sí se verá pelea cuerpo a cuerpo – el clinch-, luxaciones o estrangulamientos, así como puñetazos en el suelo para noquear al rival. Mayweather tendría ventaja hasta en los guantes, ya que se utilizarán unos de 4 onzas, un peso que no protege prácticamente nada, así que los puñetazos se sentirán mucho más.

Será un combate a cinco asaltos, de 5 minutos cada uno, dentro de la jaula y descalzos.

Los luchadores llegan en momentos muy diferentes. Conor McGregor lleva desde 2016 sin competir en la UFC y le han despojado de su cinturón.

Sigue acumulando polémicas, la última agrediendo a algunos compañeros de la compañía junto a sus amigos. La Policía le detuvo tras herir a dos luchadores que iban en un autobús para competir en el UFC 223 en el Barclays Center de Brooklyn. El irlandés fue arrestado y acusado de tres cargos de asalto y un delito contra la propiedad. Al parecer, McGregor está enfrentado con el luchador Khabib Nurmagomedov, quien estaba en el bus y le habían seleccionado para luchar por el título de peso ligero que el irlandés ha dejado libre.

Por su parte, Mayweather está retirado del boxeo y se dedica a disfrutar de la fortuna acumulada a base vacaciones de lujo y fiestas a todo trapo a sus 41 años.

Ahora entrena para poder dar la cara en las MMA. “Voy en serio con esto”, dijo hace unas semanas en TMZ. “Puedo luchar en MMA. Mi técnica de lucha no es mala. Del 1 al 10, tengo un 7 y podría llegar al 9. Mis puños son de 100 sobre 10 y mis patadas un 4, pero entrenaré para mejorar”.

Lo único que pide es tiempo, pero los promotores no parece que le vayan a conceder demasiado. Se rumorea que la revancha podría producirse en septiembre.

“Necesitaré más de tres meses de entrenamiento, quizás entre seis y ocho. Me tomaré el tiempo necesario, quiero hacer las cosas bien. Todo depende de los números que se hagan, si presentan los correctos podemos hacer que suceda”, dice sin disimulo.

En la primera pelea se llevó 1.000 millones de dólares, y en la hipotética revancha puede embolsarse una cantidad parecida.

Fuente: Playground Magazine

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here