#Opinión-Las malas artes en el mundo de la propiedad

0
140

La polvareda levantada de forma injustificada por las declaraciones de Miguel Peña contra el CEA y terceras partes merecen un apunte y una reflexión sobre el derecho de propiedad en República Dominicana. Este derecho es legalmente claro y preciso y no admite interpretaciones particulares, sobre todo cuando de por medio existe el incumplimiento. Usted compra y paga. El pago puede ser inmediato y total o negociado en plazos. Terminado el proceso, ahí comienza a ejercer el derecho de propiedad con su debido deslinde y su titulo de propietario. Pero si la compra no es completada en su proceso, nada impide a un propietario original retomar sus anteriores derechos, disolver la venta y negociar con otro o con otros.

En el otro plano, el modelo de concesión y arrendamiento. Si usted arrienda una propiedad y en el plazo acordado no paga, entonces usted no es el titular del derecho a usufructo y menos tiene derecho a vender lo que no ha pagado. Tan simple como eso. El poseedor del derecho de propiedad puede vender al que le compre una propiedad que fue negociada ya sea en arrendamiento pero que el adquiriente no llego a pagar.

Lo dicho viene a cuento porque el ingeniero Miguel Peña de los Santos, en la administración del doctor Domingo Enrique Martínez Reyes, como director del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), inició una negociaciónde arrendamiento de terrenos propiedad de esta compañía. El director del CEA de entonces, arrendó en febrero de 2006 al ingeniero Miguel Peña una porción de 400 tareas en la parcela número 519 del distrito catastral 32 del Distrito Nacional con sus linderos determinados.

El acuerdo implicaba que por el arrendamiento se debía pagar por adelantado 48 mil pesos anuales, a razón de 120 pesos por tarea. Se acordó que, en caso de que TECNOMINSA dejara de abonar el arrendamiento como se negoció, se cargaría una mora de un 4% como reparación por el atraso. Como el arrendamiento que hizo TECNOMINSA fue para la extracción de material minero, se establecieron otras compensaciones económicas por la alteración de la superficie original.

La duración del acuerdo de arrendamiento fue por 10 años, renovable mientras durara la extracción minera. El pago de la Regalía o “Royalty”, por las modificaciones a la propiedad del ingenio Boca Chica sometida a un proceso de extracción minera se revisaba cada año tomando en cuenta la fluctuación de la moneda nacional.TECNOMINSA no podía subarrendar ni ceder sin autorización del dueño el terreno arrendado. Si violaba los términos, estaba expuesta a la rescisión del contrato y al desalojo.

Pasado este periodo y sin pagar el arrendamiento ni las regalías, Miguel Peña ha estado explotando con interés minero la parcela arrendada. El CEA ha cancelado el acuerdo suscrito, mientras Miguel Peña ha dejado tras de sí un reguero de impagos a la compañía estatal, como el uso de suelo y el canon por materiales extraídos. Además, ha violado la Ley Minera 146 al subarrendar varias porciones de terrenos de una concesión minera.

Por último, Peña está solicitando a Ordell que le arriende los terrenos comprados al CEA por Ordell bajo las mismas condiciones del arrendamiento que tenía a través de Tecnominsa con el CEA, y que le fue rescindido por faltas en el cumplimiento. Extorsión o chantaje mas incumplimiento de contrato y explotación minera por un bien no pagado, Cómo llamarle a toda esa conducta?

Por Modesto Rodriguez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here